El libro de los gatos

Just another WordPress.com weblog

Los gatos en la historia (I)

Via MisAnimales.com

Los orígenes de los gatos se remontan hasta hace doce millones de años, fecha en que se estima que los felinos comenzaron a poblar la Tierra. Sin embargo, fue hace 4.000 años cuando empezó su domesticación. En aquel momento, los egipcios decidieron utilizarlos para mantener a las ratas lejos de sus almacenes de maíz. Después, otras antiguas civilizaciones empezaron a usarlos como animales domésticos y fueron los fenicios quienes los llevaron a Italia, desde donde poblaron el resto de Europa. Aunque era un animal asociado con el diablo en la Edad Media, el gato se volvió un animal casero popular en todos los rincones del mundo en el siglo XVIII.

Bastet, la diosa gata.- La mitología egipcia cuenta que Ra, dios del sol, cansado de la rebelión de los hombres, envió a su hija, que tomó el aspecto de una leona, Sekhnet, furiosa y sanguinaria. Ésta, por iniciativa propia, comenzó a aniquilar a los humanos. Entonces, Ra tuvo que enviar a un guerrero, Onuris, que amansó a Sekhnet, convirtiéndola en Bastet, una diosa maternal que se hizo muy popular en el pueblo egipcio. Bastet se convirtió así en la diosa de la música, de la danza, de la alegría y de la maternidad. Era representada como una mujer con cabeza de gata o, a menudo, como un gato sentado de cuello estilizado. De todas las razas de gatos actuales, el abisinio sería el más parecido a esa representación. Fue en el antiguo Egipto donde los gatos alcanzaron su máximo esplendor. Los pobladores de esta civilización elevaron al gato a la categoría de dios; en concreto, la diosa Bastet tenía como representación la figura de un gato. Este mismo pueblo tenía leyes que prohibían la exportación de gatos, es más, los ciudadanos del antiguo Egipto estaban obligados a, si se encontraban algún ejemplar más allá de las fronteras de su país, llevarlo consigo a su patria. Ocasionar la muerte a un gato se castigaba con la pena de muerte del responsable, aunque se hubiera producido de forma accidental, y cuando un gato doméstico moría, los miembros de la familia se enlutaban y se rapaban las cejas en señal de dolor. Las familias pudientes hacían momificar los cuerpos de sus gatos fallecidos; en 1890, en Berni Hassan, se descubrió un antiguo cementerio de gatos en el que se llegaron a contar 300.000 momias de gatos embalsamados.

June 13, 2004 - Posted by | Gatos e historia

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: