El libro de los gatos

Just another WordPress.com weblog

Federico García Lorca -Oda al gato-

Los animales fueron

imperfectos, largos de cola, tristes

de cabeza.Poco a poco se fueron

componiendo,

haciéndose paisaje,

adquiriendo lunares,

gracia, vuelo.

El gato,

sólo el gato

apareció completo

y orgulloso

:nació completamente

terminado,

camina solo y sabe lo que

quiere.

El hombre quiere ser

pescado y pájaro,

la serpiente quisiera tener

alas,

el perro es un león

desorientado,

el ingeniero quiere ser

poeta,

la mosca estudia para

golondrina,

el poeta trata de imitar la

mosca,

pero el gato

quiere ser sólo gato

y todo gato es gato

desde bigote a cola,

desde presentimiento a

rata viva, desde la noche hasta sus

ojos de oro.

No hay unidad

como él,

no tienen

la luna ni la flortal contextura:

es una sola cosa

como el sol o el topacio,

y la elás}ica línea en su

contorno girme y sutil es como

la línea de la proa de una

nave.

Sus ojos amarillos dejaron una sola

ranura

para echar las monedas

de la noche.

Oh pequeño

emperador sin orbe,

conquistador sin patria,

mínimo tigre de salón,

nupcial

sultán del cielo

de las tejas eróticas,

el viento del amor

en la intemperie

reclamas

cuando pasas

y posas

cuatro pies delicados

en el suelo,

oliendo,

desconfiando

de todo lo terrestre,

porque todo

es inmundo

para el inmaculado pie del

gato.

Oh fiera independiente

de la casa, arrogante

vestigio de la noche,

perezoso, gimnástico

y ajeno,

profundísimo gato,

policía secreta de las habitaciones,

insignia

de un

desaparecido terciopelo,

seguramente no hay

enigma en tu manera,

tal vez no eres misterio,

todo el mundo te sabe y

perteneces al habitante menos

misterioso,

tal vez todos lo creen,

todos se creen dueños,

propietarios, tíos

de gatos, compañeros,

colegas, discípulos o amigos

de su gato.

Yo no.

Yo no suscribo.

Yo no conozco al gato.

Todo lo sé, la vida y su

archipiélago,

el mar y la ciudad

incalculable,

la botánica, el gineceo con sus

extravíos, el por y el menos de la

matemática,

los embudos volcánicos

del mundo,

la cáscara irreal del

cocodrilo, la bondad ignorada del

bombero, el atavismo azul del

sacerdote,

pero no puedo descifrar un

gato.

Mi razón resbaló en su

indiferencia,

sus ojos tienen números

de oro.

Advertisements

August 24, 2006 Posted by | Poemas | 4 Comments

Jacques Prévert -El gato y el pájaro-

Un pueblo escucha desolado
el canto de un pájaro herido.
Es el único pájaro del pueblo
y es el único gato del pueblo
que lo ha devorado a medias.
Y el pájaro cesa de cantar
el gato cesa de ronronear
y de relamerse el hocico.
Y el pueblo le hace al pájaro
maravillosos funerales.
Y el gato que está invitado
marcha detrás del pequeño ataúd de paja
donde el pájaro muerto está estirado
llevado por una niñita
que no deja de llorar.
Si hubiera sabido que eso te daba tanta pena,
le dice el gato,
me lo hubiera comido del todo
y después te hubiera contado
que lo había visto volarse
volarse hasta el fin del mundo
allá donde es tan lejos
que nunca se vuelve.
Tu hubieras tenido menos pena
Simplemente tristeza y aflicción

Nunca hay que hacer las cosas a medias.

August 17, 2006 Posted by | Poemas | Leave a comment

Cómo jugar con los gatos

Vía funcatweb
Mucha gente se pregunta cómo se puede jugar con un gato. Y creen que los gatos, a diferencia de los perros, no saben jugar o que no se puede jugar con ellos. Simplemente hay que entender cómo quiere jugar el gato. Dedicando algo de tiempo y comprensión, son innumerables los juegos que aprenden los gatos y lo que disfrutan jugando con sus dueños. Y los dueños con ellos. El juego básico es la caza. Y de ahí parten todas las variantes. Se puede ser cazador o cazado, se pueden perseguir presas, buscarlas, encontrarlas, traerlas, lanzarlas… El juego es muy importante para el gato. Es la única manera de que desgaste esa energía que le sobra a raudales y se mantenga sano tanto fisica como mentalmente. El juego siempre reduce el estrés y sirve de ayuda para cualquier problema de comportamiento, ya sea para elevar la autoestima de un gato miedoso, como para reducir la ansiedad de un gato excesivamente nervioso. Nombraremos ejemplos para aquellas personas que desconocen la posibilidad de jugar con su gato. Ante todo hay que tener en cuenta que si no se ha jugado nunca con el gato, no sólo es el propietario el que debe de aprender, sino también el propio gato. Hasta el gato más viejo y gordito acabará jugando con nosotros, sólo tenemos que crear un juego lo suficientemente interesante y ajustado a las necesidades de cada animal. Los gatitos pequeños juegan con TODO. Ellos solos se lo pasan fenomenal persiguiendo pelusas, pelotas y cualquier cosa con posibilidad de movimiento. Una vez que se hacen más adultos, alrededor de los 18 ó 24 meses, ya no les divierte tanto jugar solos. Necesitan un estímulo para ponerse a perseguir un objeto. En una palabra: se aburren más fácilmente, al ser conscientes de que son ellos mismos los que tienen que mover el juguete, para darle “vida”. Por lo tanto es más adecuado enseñar a nuestro gato a jugar con nosotros, desde el momento que lo adquirimos. No sólo desgastará toda la energía que le sobra, además se creará un vínculo de amistad mucho más intenso con el propietario. Mencionamos unos ejemplos, para aquellos dispuestos a divertirse con su gato (que esperamos que sean la gran mayoría):

Lanzamiento de presa (con o sin devolución): Los ratoncitos de pelo, pelotas de caucho o pelo, ratoncitos de tela… y por qué no, una simple pelota de papel. En cuanto la lancemos, el gato la perseguirá saltando los obstáculos que encuentre y cogiéndola en la boca se la llevará a algún sitio (para “rematarla”), o como ocurre muchas veces, nos la traerá de vuelta. Este último pequeño detalle, es de agradecer ya que si no, acabaremos levantándonos nosotros a recoger “la presa”. Si prefiere llevársela debéis dejarle que disfrute de su trofeo y no quitársela, hasta que os lo pida. Sí, os los piden, mirando a los ojos y sentándose frente al juguete. Intentar enseñar al gato a que os la acerque y deposite a vuestros pies, diciéndole lo bien que lo ha hecho cada vez que lo consiga. Hay gatos que aprenden muy rápido. Conseguiremos que nuestro gato haga ejercicio sin movernos del sillón.

Caza interactiva: esta vez tenemos que participar activamente. Nos referimos a todos los juguetes diseñados como una caña de pescar, con todo tipo de objetos en el extremo. Evidentemente podemos elaborar nosotros el juguete, pero las que se comercializan tienen una caña de plástico duro, ligeramente flexible, que es muy cómoda. El objeto del extremo será en este caso “la presa”. Los gatos diferencian perfectamente una presa de otra. Aunque para nosotros sea prácticamente lo mismo mover las plumas, que la bolita del extremo, para nuestro gato se tratará de algo muy diferente. No es lo mismo un ratón que un pájaro, ni un insecto que una serpiente. Todos estos animales son posibles presas. Del propietario depende que en el juego haya que cazar una mariposa o un ratón. Los movimientos de un animal u otro son totalmente diferentes y consiguiendo imitar a uno u otro animal, le otorgaremos a nuestro gato la posibilidad de cazar de todo, pero en casa. Es importante actuar de verdad como una presa. Ningún ratón o pájaro en su sano juicio se pondría a bailar delante de un gato o se restregaría por su cara… esto no estimula al gato, más bien le desorienta, ya que no entiende el comportamiento tan osado de esa supuesta presa. Este es el error que se comete con mayor frecuencia y la causa por la que muchos propietarios alegan que a su gato no le gusta jugar.Se puede esconder el juguete por detrás de la pata del sofá, las sillas, deslizarlo por las esquinas o pegado a la pared, moviéndolo despacio y parando de repente, como si estuviera vigilando… Los pájaros o insectos realizan vuelos cortos y se posan en lugares elevados como el respaldo del sillón. Las serpientes se deslizan en cambio muy rápido arrastrándose por el suelo.

Utilizad la imaginación y recordad:

Variar el tipo de juguete

Observar las preferencias de caza de cada gato

Alternar movimientos lentos y rápidos

Dejar que la presa se esconda para que el gato pueda planear el ataque

Dejar al gato capturar su presa

Reducir la acción cuando el juego llega al final (sí, las presas al final, tristemente acaban muriendo)

Dejar al gato jugar con la última captura
Recomendamos guardar estos juguetes con cordones ó cuerdas elásticas en lugar seguro cuando no jugamos con el gato, para evitar que sean ingeridos y provoquen una grave obstrucción intestinal. La mayoría de las veces el gato sabe perfectamente en que lugar se encuentran esos maravillosos juguetes y piden literalmente a sus dueños que jueguen con ellos.

Escondite: Sólo nuestra presencia puede ser un juego perfecto para nuestro gato. ¿Alguien se acuerda de aquel juego de niños llamado el escondite inglés? La mayoría de los gatos aprenden rápidamente a acecharnos en cuanto nos escondemos detrás de alguna esquina y les llamamos. Se acercan sigilosos, se paralizan cuando nos asomamos para evitar ser vistos y vuelven a aproximarse en cuanto no les miramos. El juego suele finalizar en cuanto nos dan una tortita con la mano y salen corriendo para que les persigamos. Y otra vez se empieza desde el principio. A ver quién se cansa antes…

Bolsas de papel, cajas de cartón: Haciendo pequeños agujeros en una caja de cartón y escondiendo un juguete que haga ruido dentro estimulamos su curiosidad. A los gatos les encanta meterse en todos lados, o meter las patas en cualquier agujerito…

Jugar con nuestras manos: Esta es la forma más habitual que la gente (sobre todo del sexo masculino) entiende por juego, y acaba siempre igual, con un dueño arañado o gritando por un mordisco demasiado fuerte; y el gato corriendo asustado o todavía con energía acumulada quedándose con ganas de finalizar esa “cacería”. Esos gatos no suelen controlar bien la fuerza del mordisco y no siempre esconden sus uñas. El juego no es contraproducente en sí, ya que el animal que está acostumbrado distingue perfectamente que se trata de un juego, y no es un comportamiento agresivo de por sí. Pero nosotros pensamos que no es el juego más adecuado, ya que el gato jugará así con todo el mundo, da igual que sea una persona anciana o un niño. Cada vez que quiera jugar, iniciará el juego con un “ataque ” hacia nosotros ¡Y la tolerancia al dolor de un mordisco o arañazo no es igual para todo el mundo! No se trata sólo de que animal haga ejercicio a lo bruto, sino también de que utilice sus trucos de predador, que todos los gatos poseen de forma instintiva.

Duración del juego: Por supuesto todo el tiempo que se quiera dedicar. Pero debemos tener en cuenta que los gatos no son animales que estén preparados para realizar un ejercicio físico prolongado, si no más bien para carreras cortas, saltos, ataques repentinos… sesiones de 10 o 20 minutos suelen ser más que suficientes, dependiendo de la condición física del animal. ¡Por favor, no pretendáis que un gato obeso esté durante 20 minutos persiguiendo un juguete, ya que le puede dar un colapso! Tampoco que un animal mayor se ponga a saltar haciendo malabarismos por las estanterías. Es evidente que hay que adaptar el juego a las características de cada animal.

Cantidad de sesiones: Todas las que se quieran, hasta 15 o 20 veces puede cazar un gato cada día. Pero como regla general, vuestro gato será bastante feliz si se le dedican una o dos sesiones diarias.

Juguetes recomendados:

Cualquier juguete comercializado para gatos, que a nuestro gato le guste

Pelotas de papel

Rollos de papel higiénico

Tapón de corcho

Tapones de botellas de agua

Ramitas de árboles frutales (sin fertilizantes)

 Bolsas de papel

Cinturón del albornoz… Juguetes peligrosos:

Juguetes no destinados a gatos

Cualquier producto potencialmente tóxico

Gomas elásticas (peligro de ser ingeridas)

Hilo de coser (peligro de ingestión)

Cordones de lana (peligro de ingestión)

Objetos afilados Bolsas de plástico (peligro de ahogo)
P. Alfaro Calleja
Veterinaria

August 16, 2006 Posted by | Comportamientos | 3 Comments

Jodorowsky y los gatos

El vínculo entre escritores y gatos, siempre me ha fascinado. Aquí otra muestra:

Jodorowsky hablando sobre sus gatos…

Luego me doy un descanso de una hora para jugar con mis gatos. Tengo cinco Se llaman Noé, Moishe, Pollux, Mirra y, mi preferido, Kazan. Es el gato con el que salgo fotografiado en La danza de la realidad. Kazan es el gato más inteligente que he conocido en toda mi vida. Amo mucho a los gatos. Cuando mi padre se murió, a los cien años, no sentí absolutamente nada, indiferencia absoluta. Cuando se murió mi gato Mao, que había vivido veinte años conmigo, lloré como un niño. Lo sentí profundamente.

Jodorowsky y gatos 

August 11, 2006 Posted by | Gatos y escritores | 5 Comments

Gif -Gatito-

August 7, 2006 Posted by | Animated GIFs | 1 Comment

Karate Cat

Gato Matrix

August 4, 2006 Posted by | Humor imágenes | Leave a comment

Humor de gatos

Gato borracho 

-Nunca más, nunca más…

August 3, 2006 Posted by | Humor imágenes | 2 Comments